viernes, 28 de junio de 2019

Reseña sin spoilers: Gente que viene y bah (Laura Norton)


De Bea, la arquitecta joven, talentosa y guapilla que protago­niza esta novela, no se puede decir que sea gilipollas, pero de lo que no se puede dudar es de que su karma es tirando a pésimo: en la misma semana, pilla a su novio (perdón, su PROMETIDO) enrollándose con una de las presentadoras más monas DE LA TELE, para, acto seguido, ser despedida con una indemnización ridícula. Con el desastre en los talones, Bea no tiene más remedio que volver a su pueblo natal, donde, además de un paisaje idílico, le espera un futuro incierto, una familia como poco peculiar… y un vecino digamos que «misterioso».



En primer lugar, quiero pediros perdón por la chapa que os estoy metiendo con Laura Norton, ya que he reseñado sus tres libros muy de seguido.
Esto tiene una razón de ser: ya os expliqué que quería leer No culpes al karma para leer su segunda parte. Además, con el tema exámenes no me apetece leer nada demasiado denso y, aprovechando que me había leído sus otros dos libros, agarré y me leí éste.
Lo bueno es que, al menos hasta donde yo conozco, no ha sacado nada más, por lo que no vais a ver más reseñas suyas.

Gente que viene y bah me ha gustado mucho más que la bilogía anterior, ya que las situaciones que se plantean son muchísimo más realistas que las que se plantean en ella.
Además, la familia de Bea, la protagonista, es muy parecida a la mía, y eso me ha hecho sentirme identificada con ella.

Aun así, se pueden ver muchísimos elementos comunes. Por ejemplo, Bea y su novio son arquitectos, y en No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas el novio y el padre de la protagonista también lo son.
Además, me ha parecido ver alguna referencia a esos libros, y me ha hecho gracia.

A pesar de que es mucho más realista, Gente que viene y bah conserva el punto caótico y divertido, lo que me ha venido muy bien para despejar. 

Tanto la trama como los personajes son geniales. Aunque parece que sólo te cuenta las idas y venidas de una familia, en realidad engancha muchísimo.
Como ya he dicho, me he identificado mucho con los personajes como "generalidad", debido a la similitud de su situación con la mía propia. incluso en las personalidades de la familia.

Como ya he dicho un millón y medio de veces, el estilo de la autora es muy ligero y fácil de leer. Me he ventilado las poco más de 300 páginas que tiene en pocos días, a lo que también ayuda la trama.

Al buscar lo que necesitaba para la reseña, me he enterado de que este libro también tiene película, así que intentaré verla este verano.

Si bien No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas y Ante todo, mucho karma me parecieron un poco más meh, creo que éste sí que merece la pena de verdad si os gusta el género u os apetece algo para desconectar.

jueves, 20 de junio de 2019

Book tag mid year freak out

Hace un tiempo, se puso muy de moda este tag (os dejo el link a la la edición de 2017) y, dadas las fechas en las que estamos, me ha parecido buena idea rescatarlo.
Además, hace mucho que no hago un tag, así que espero que lo disfrutéis. Como siempre, con pinchar en el título de cada libro podéis ir directamente a la reseña.
¡Vamos allá!

Mejor libro en lo que va de año: Como siempre, Joël Dicker nunca defrauda, y con La desaparición de Stephanie Mailer regresó al panorama literario con un libro que me gustó mucho.

la desaparición de stephanie mailer-joël dicker-9788420432472

Mejor secuela de lo que va de año: La verdad es que no he sabido cuál de los libros de Victoria Álvarez escoger, pero al final he elegido Contra la fuerza del viento simplemente porque la historia del barco fantasma y todo lo que hay detrás de ella me enamoró de principio a fin.

contra la fuerza del viento (dreaming spires 2)-victoria alvarez-9788426401526

Libro que ha salido este año y no has leído, pero te mueres de ganas: Libres, iguales y justos, de Costa Alcalá. Las dos primeras partes de esta trilogía son maravillosas, y estoy deseando leer su tercera parte y volver a enamorarme de los personajes.

"Libres, Iguales, Justos" terminará en marzo "La segunda ...

Mayor decepción de lo que va de año: Sin ninguna duda, La reina del Tearling ha sido mi mayor decepción; iba con las expectativas muy altas y ha sido un libro que me ha dejado bastante fría, por no decir que no me ha gustado para nada.

megustaleer - La Reina del Tearling (La Reina del Tearling 1) - Erika Johansen

Mayor sorpresa en lo que va de año: Al igual que con la decepción, no he dudado ni dos segundos al elegir Seis de cuervos como mayor sorpresa de este año. Después de que la saga Grisha no me gustara, supuso un soplo de aire fresco y una novedad en mi lista de lecturas.

seis de cuervos-leigh bardugo-9788416387588

Nuevo crush literario/Nuevo personaje favorito: He juntado estas dos preguntas porque no tengo respuesta para ninguna jajaja.

Libro que mas me hizo sufrir: Iria y Selene tienen el puesto indiscutible, ya que son las reinas del sufrimiento. Esta vez me ha tocado sufrir con Despedidas, la última parte de Secretos de la luna llena.


Libro que más feliz te hizo: Voy a repetir la respuesta que di hace dos años pero cambiando el título. El guardián entre el centeno era un libro del que esperaba cosas terribles y acabó gustándome, además de que no soy de clásicos y cada vez que termino uno es motivo de celebración.

el guardian entre el centeno-j.d. salinger-9788420674209

Mejor adaptación que haya visto de un libro en lo que va de año: No he visto ninguna adaptación, así que no puedo elegir ninguna.

Entrada favorita del blog en lo que va de año: Me estoy aficionando mucho a los wrap up, cosa que nunca pensé que diría. Además, a vosotres también os gustan mucho, así que genial.

Libros que quieres leer antes de que acabe el año: El orgullo del dragón, de Iria y Selene; es el último que me queda de las autoras antes de morir sepultada por una nueva avalancha de sus nuevos libros.

El orgullo del dragón - Nocturna Ediciones

Reseña sin poilers: Ante todo, mucho karma (Laura Norton)


Si creías que después de volver con Aarón, Sara, nuestra Sara, iba a alcanzar la paz y la serenidad, es que no la conoces... ni a ella, ni al p... karma. 

Al comienzo de esta novela, Sara se encuentra justo al principio de su cuento de hadas: un trabajo apasionante, un esposo apasionado y un hijo de anuncio. Pero a pesar de esta mano ganadora, ¿es feliz? Pregunta retórica donde las haya: si no tiene motivos para torturarse, Sara los buscará hasta debajo de las piedras, y los encontrará, ¡vaya si los encontrará!



La semana pasada os traía la reseña de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, y hoy vengo a hablaros de la segunda parte.

Al igual que en la primera parte, nos encontramos con situaciones bastante inverosímiles.
Aun así, como en el otro, me ha gustado ese trasfondo realista que tiene; Ante todo, mucho karma muestra la realidad de ser madre, los problemas en una relación, laborales y familiares...
Aparte de "regresar" a los temas de la primera parte, también trata algunos más, como los nuevos modelos relacionales, las inseguridades y problemas de autoestima con independencia de la edad... 
A mi modo de ver, se nota que entre la publicación de un libro y otro hay tres años de diferencia, ya que éste se adecua mucho más a la sociedad actual y a la forma de pensar.
Esto es, probablemente, lo que más me ha gustado.

Sinceramente, me daba un poco de miedo que éste fuera el típico libro de relleno, que la autora hubiera aprovechado el tirón de cuando se sacó la película del primero para sacar más dinero.
Si bien el final de No culpes al karma es perfecto, tengo que admitir que este libro no ha sido para nada lo que esperaba en el buen sentido. 
Para nada ha sido el caso de un libro malo que se vende sólo por la fama, sino que está más o menos a la altura de su predecesor.

Sara, la protagonista, me ha provocado sentimientos encontrados. Por un lado, me parece que en esta novela se vuelve demasiado egoísta, cerrada de mente y bastante desequilibrada. Sin embargo, por otra parte me parece que no todos los personajes tienen que ser seres de luz, sino que, al igual que las personas de carne y hueso, deben tener cosas positivas y negativas. Además, como he dicho algo más arriba, tiene una situación complicada, y cada uno reacciona de una forma distinta a estas cosas.

Al resto de personajes principales también les dan ventoleras, que les llevan a esas situaciones un poco difíciles de creer, pero volvemos a lo mismo que decía con respecto a Sara.

En cuanto a trama, pasa de todo, y además el estilo con el que escribe la autora es ligero, así que se lee en nada. También ayuda lo que os comentaba de que narra algunas situaciones que cualquiera puede atravesar.

Esta bilogía no os va a cambiar la vida, pero está bien para pasar un buen rato y reírse un poco.

martes, 18 de junio de 2019

Reseña sin spoilers: Despedidas (Iria G. Parente y Selene M. Pascual)


Érase una vez un hada malvada...
Érase una vez todas las víctimas de sus crueldades... 
Érase una vez las princesas que cambiaron el mundo...
Érase una vez el final de un mágico cuento.



¿Crees que puedes simplemente quedarte al margen? Entonces tal vez estés condicionando la guerra


Siento que no estaba preparada para terminar esta saga; Secretos de la luna llena es, sin duda, mi obra favorita de las autoras.

Creo que no he llegado a vivir del todo esta historia porque apenas me acordaba de lo que pasaba en el libro anterior. Por una parte es bueno, porque he sufrido pero poco, pero por otra parte me apetecía leer la historia completa y cerrarla bien.
Me ha fastidiado estar de recuperaciones y no tener ni tiempo ni ganas de leerme Alianzas y Encuentros, que son dos tochos de más de seiscientas páginas cada uno.

Aun así, no os dejéis guiar por mi experiencia; Despedidas es un libro con el que se sufre mucho. MUCHO. Y sobre todo con el final.

Este libro es el más fino de la trilogía, y lo cierto es que lo he agradecido. Aparte de eso, el lenguaje es muy ligero. Creo que Iria y Selene saben adaptarse muy bien a lo que piden sus novelas: si bien en la primera parte de esta saga nos encontrábamos un ritmo lento, adecuado para introducirnos en la historia, Despedidas está escrito con un lenguaje mucho más ágil.

Otra cosa que ayuda mucho a la historia se lea en un tris es que se narra desde el punto de vista de muchísimos personajes. Además, quienes antes no habían narrado o tenían unos pocos capítulos en las otras novelas tienen ahora muchísimo más protagonismo.

Los capítulos tienen extensiones variadas, desde unos pocos párrafos a unas cuantas páginas, y es un recurso que me ha gustado mucho. Además, la novela está dividida en numerosas partes y transcurre en muchos lugares de Faesia, por lo que siempre te encuentras ambientaciones nuevas, personajes desconocidos y muchas cosas que quieres conocer y te mantienen pegada al libro.

Puede que Fay no haya cogido una espada en su vida, pero ella también forma parte de la batalla, que está claro que no siempre se desarrolla en el frente.

A pesar de que ya conocía a los personajes, debido a la evolución que tienen a lo largo de los libros me ha parecido encontrarme con otros completamente nuevos. 
Todos son muy reales: toman decisiones que en ocasiones no son las más acertadas, se apoyan... Sobre todo, me han encantado Fay y Eirene, que tienen un papel importante en este libro y siempre tratan de hacerlo lo mejor que pueden. Otro personaje maravilloso ha sido Seaben, y mirad que yo al principio era team Drake al doscientos por cien.
Sabéis que los personajes son el punto fuerte de las historias de las autoras, y el broche de esta saga no podía ser menos.

Como siempre, a través de esos personajes y de sus vivencias Iria y Selene transmiten muchísimos mensajes que hacen reflexionar.

Aun así, no todo va a ser desarrollo de personajes, sino que en Despedidas os vais a encontrar mucha trama y acción, sobre todo en los últimos capítulos.

Solo tengo miedo. Eso es normal. Puedo tenerlo. Pero no puedo dejarme vencer por él.

Como ya os he dicho, además de cosas bonitas también vais a encontrar mucho sufrimiento, y es que Iria y Selene son maestras en hacer llorar a sus lectores. Si habéis leído algo de las autoras sabréis a qué me refiero y, si no, id preparados si lo hacéis.

Me ha encantado que se haya hecho una referencia a otra u otras de las novelas de las autoras (no voy a decir cuál o cuáles, a ver si consigo manteneros con la intriga).

Yo me auto declaro fan de los cuentos de hadas, que no es una temática que se vea mucho dentro de la literatura juvenil. Por eso y por lo bien construido y escrito que está el universo, Secretos de la luna llena siempre va a tener un hueco muy especial en mi estantería.

lunes, 17 de junio de 2019

Reseña sin spoilers: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas (Laura Norton)


Si estás leyendo estas líneas es que te ha llamado la atención el título.
¿Te gustaría decírselo a alguien?
¿Serías capaz de decírtelo a ti mismo?
Y lo más importante:
¿Te gustaría mantener durante un buen rato la sonrisa que se te ha quedado en la cara?
Pues esta es tu novela.

Te podríamos contar con más o menos gracia de qué va la cosa, para que te hicieras una idea: que si la protagonista, Sara, es muy maja, que si tiene un trabajo muy interesante (es plumista, ¿a que nunca lo habías oído?), que si es un pelín obsesiva y alérgica a los sobresaltos...
Por supuesto, la vida se le complica y se encuentra con que su piso se convierte en una especie de camarote de los hermanos Marx cuando en la misma semana se meten a vivir con ella su padre deprimido, su hermana rebelde y su excéntrico prometido y, sobre todo, el novio al que lleva mucho tiempo sin ver...
Pero mejor no te lo contamos porque te gustará leerlo. Lo único que necesitas saber es que, desde el título, te garantizamos unas cuantas horas de descacharrante diversión como hacía tiempo que no disfrutabas.

Comienza el rodaje de No Culpes al Karma de lo que te pasa ...


Hace tiempo que leí este libro por primera vez, y llevaba mucho (pero mucho) más tiempo queriendo leerlo otra vez por dos motivos: leer su segunda parte y ver la película. Ya me he puesto con Ante todo, mucho karma (del que espero traeros reseña pronto), y cuando acabe exámenes sacaré tiempo para verme la peli (contadme si queréis que os hable de ella por aquií).

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas es uno de esos libros en los que pasa de todo, hasta el punto de que llegan algunas situaciones de lo más surrealistas.

A pesar de esas escenas locas que pueden llegar a ser difíciles de creer, es una novela que se disfruta mucho. Al fin y al cabo, estamos ante la historia de Sara, una joven española con una carrera universitaria "convencional" que decide lanzarse a perseguir sus sueños, sufriendo entre medias los efectos de la crisis. A lo largo de las páginas, nos encontramos con sus idas y venidas con su profesión, sus amigos, su familia, su novio...
Y ¿quién no se puede identificar son su situación, al menos un poco?
Ese realismo me ha gustado mucho, ya que Laura Norton consigue acercarse al lector y hacer que empatice con al menos uno de sus personajes, que son perfectos tal y como están construidos.

Aunque me queje un poquito, las situaciones más increíbles son las que acaban de darle ese toque divertido al libro, y siempre viene bien reírse un poco.

Esta novela tiene un alto componente de amor y, por sorprendente que os suene, lo he disfrutado; la autora describe esas relaciones de una manera tan realista que me ha encantado.

Además, el estilo es muy ligero, consiguiendo que te ventiles el libro en poco tiempo. Otra cosa que me ha gustado es que consigue meterte completamente en Madrid, su ambiente y sus calles. Sé que soy una pesada, pero sabéis que me encantan las novelas ambientadas en esta ciudad, así que esta ambientación ha sido maravillosa para mí.

Parece una novela simplemente juvenil que sólo sirve para pasar un buen rato, pero también transmite algunos mensajes muy buenos, y eso siempre está bien.

La verdad es que no puedo deciros mucho más de esta historia ya que, como veis, sólo nos cuenta la historia de una joven de una forma un tanto peculiar.
No sé cuándo se me meterá en la cabeza que, en el fondo, este tipo de novelas me encantan; no sé por qué, siempre pienso que sólo me gustan las distopías y la policíaca, pero historias como ésta hacen que me enamore del género.
Desde luego, ha sido un placer reencontrarme con la trama y los personajes, y os recomiendo a todos que, si aún no lo habéis hecho, le deis una oportunidad.

domingo, 2 de junio de 2019

Reseña sin spoilers: Un acorde menor (Carolina Casado)


Becca Price se ha rendido. A sus 17 años, solo es capaz de sentir alivio deslizando una cuchilla de afeitar sobre su piel. Tras un intento de suicidio, su madre decide internarla en el Centro de Salud Mental Delva, un psiquiátrico de Londres, en contra de su voluntad. Por suerte, no estará sola. Anna, su compañera de cuarto, es descarada y decidida, aunque los límites que le impone su mente son más férreos que las paredes del psiquiátrico. Elizabeth prefiere ocultar su cuerpo tras anchas sudaderas para que nadie pueda decirle lo que su reflejo le repite día tras día. Gus vive obsesionado con la idea de poder ser contagiado por todo tipo de gérmenes. Y Alec esconde un océano embravecido tras sus ojos azules que no duda en calmarse cuando Becca se cruza en su camino. Aquel lugar, una prisión para ella al principio, pronto se transformará en lo más parecido a un hogar que ha tenido nunca. Martha, psicóloga del centro, buscará encontrar la causa de esa tristeza que lleva años consumiéndola, aunque Becca no se lo pondrá fácil. Sus demonios, siempre presentes, solo le ofrecen un descanso cuando la música llena sus oídos para inundar todos sus miedos… pero la posibilidad de librarse de ellos no tardará en llenar su cabeza de esperanza, seguridad y ganas. Ganas de vivir. Becca y sus amigos descubrirán la importancia de perdonar y perdonarse, además de aprender una valiosa lección: que siempre podrán volver a caer, pero nunca romperse.



Últimamente, en casi todas mis reseñas estoy dando pequeños avisos de que hay libros que tratan temas un poco delicados. Un acorde menor es uno de ellos.

En primer lugar, me gustaría hacerme eco de la nota que la autora deja antes de comenzar la lectura, y no sólo para que no leáis este libro si os hace sentir incómodos sino también para que, si estáis pasando por un mal momento, os cuidéis mucho y pidáis ayuda. De quien sea.

Dicho esto, pasemos a la reseña.

Los libros que tratan enfermedades mentales me dan un poquito de reparo. No soy ninguna experta, así que no sé si hay temas mal tratados, y me da miedo disfrutar de algo que trata estas cosas como no hay que hacerlo.
Sin embargo, Carolina se maneja en el tema como nadie. Aparte de sus estudios en psicología, ha vivido en primera persona cosas como las que se narran en su historia, así que sé que escribe con conocimiento de causa, lo que se agradece.

Me enfurece profundamente que alguien que no conozco se permita el lujo de aconsejarme, cuando nadie tiene idea de cómo soy o de lo que en verdad necesito

La verdad es que impresiona bastante leer en primera persona sobre la depresión y otros trastornos, pero me parece que también es muy necesario para quien esté en condición de aprender de libros como éste.

No esperéis encontrar mucha trama en este libro, ni  tampoco una ambientación muy potente; es una historia completamente de personajes. Sin embargo, esto no es malo para nada.
Me ha gustado mucho cómo ha construido Carolina estos personajes; la evolución que tienen es mucho más notoria debido a la situación en la que están, pero también es real. Los personajes de Un acorde menor no se curan nada más poner un pie fuera del psiquiátrico, sino que de vez en cuando tienen algún pensamiento que les hace retroceder un poco.
También podemos ver que es aceptable tener nuestro propio ritmo en la vida.

Aparte de la salud mental y el crecimiento personal, esta novela transmite un mensaje potente de amistad y cariño, potenciando la idea de que no estamos solos y a veces es necesario apoyarnos en alguien para salir del pozo.

Las cosas solo duelen porque nosotros dejamos que duelan

A pesar de todo, no deja de ser una historia sobre adolescentes con sus altibajos, sus relaciones con amigos y familia, las clases, los miedos... y esto hace que sea muy amena de leer. Puede parecer que no, pero llegas a empatizar con ellos.

Además, el estilo de la autora es muy fluido. Ya os he comentado que impresiona leer sobre la depresión como algo tan cercano, y es que Carolina consigue meterte de lleno en la historia y en los sentimientos de los protagonistas.

Otra cosa que me ha gustado es que la música tiene muchísima importancia en este libro, aunque eso lo hayáis podido deducir del título. Yo soy de las que se pasa la vida con los cascos colgando de la oreja o la radio del coche encendida, así que siempre es un placer leer libros que te descubren canciones y artistas.

Haz lo que te apetezca hacer en cualquier momento sin que te importe lo que piensen los demás de ti

Como veis, Un acorde menor lo tiene todo: temas importantes, un estilo adictivo y un trasfondo super tierno que en más de una vez os va a sacar una sonrisa.
No hace falta que diga que os lo recomiendo muchísimo; personalmente, yo me lo he ventilado.